CURSO VERANO DE MISIONOLOGÍA

  • Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

10 nov. 2012

MARTA, DOMINICA MISIONERA


Aprovechando su ya cercana salida a la Misión, entrevistamos a una Hermana joven del Instituto de Religiosas ‘ Misioneras de Santo Domingo’, que en Valladolid tienen la Residencia Universitaria Santa Rosa, en Juan Mambrilla, 1.
 
Son un Instituto Misionero de la Familia Dominicana. Sus inicios están asociados a los Padres Dominicos misioneros, que se llaman ‘Provincia del Santo Rosario’; en nuestra ciudad son los Padres del colegio de Arcas Reales. Colaborando con ellos, se extendieron principalmente por Asia. Sus últimas fundaciones están al servicio de los más desfavorecidos de Camboya, Tailandia, Miamar y Vietnam.

Hola, ¿eres..?
-Marta; desde hace seis años ‘Misionera de Santo Domingo’.
¿Nos cuentas por qué?
-Aunque los últimos años he vivido en Valladolid, soy de Madrid. Allí había empezado la carrera, salía con los amigos y también me gustaba participar en actividades de mi parroquia, de los Padres Dominicos Misioneros. Con ellos colaboraban también las que ahora son mis hermanas; nunca lo había pensado, pero al ir conociéndolas más, me empezó a rondar la idea de que tal vez yo también podía ser religiosa y misionera. Después de tiempo de negármelo a mí misma, acepté lo que sentía con claridad: que en lo que hacía no estaba mi futuro; después tuve que vencer los miedos iniciales (a cortar con la vida que llevaba en ese momento, a la posibilidad de ir a otro país, a vivir en una cultura desconocida, etc.); feliz, por fin di el paso; desde entonces me he ido formando para la vida de este Instituto.
 
¿Y ahora?
-Acabo de terminar mis estudios de Filosofía y Teología aquí en Valladolid y he estado unos días en Madrid preparando el visado… ¡salgo para Vietnam dentro de unos días! allí me espera mi nueva casa y misión.
 
¿Así de fácil?
-Sí y no. Personalmente, ya he realizado una experiencia de misión en Tailandia, y me ilusiona tanto como puedo servir a los más necesitados y ser entre ellos testigo del amor de Dios; deseo que puedan conocerlo y disfrutarlo también ellos. Pero me duele lo que le cuesta a mi familia tenerme tan lejos; de todos modos, puede decirse que hoy se está muy cerca desde el rincón del mundo que sea; además, volvemos con relativa frecuencia al propio país; eso les ha hecho llevarlo bastante mejor de lo que les parecía al principio.
 
Pues gracias, Marta, por compartirnos los inicios de tu vocación misionera. Te deseamos lo mejor para tu Misión en Vietnam. Seguiremos en contacto.